La Historia del Diseño Centrado en el Usuario

¿Por qué volvemos a ver nuestras propias historias de Instagram?
enero 10, 2018
Entendiendo el medio
abril 17, 2019

La Historia del Diseño Centrado en el Usuario

diseño_web

    Al momento de realizar una página web es común y entendible que, como diseñador o cliente, tengamos una inclinación hacia la parte estética. Un diseño cargado de composiciones frívolas, con colores llamativos quizás, o la introducción de nuevos elementos interactivos. A fin de cuentas es un producto (en su mayor parte) visual. ¿Por qué no hacerlo atractivo? Aunque no sea incorrecto darle prioridad a esta parte, si se le da demasiada importancia ponemos en pequeño riesgo la practicidad y funcionalidad de nuestra página. Nadie ha quedado exento de este pequeño error. Por lo mismo, queremos compartir un pequeño resumen y reflexión sobre un cuento corto sobre diseño web.

planoEste pequeño relato por David Travis, ilustra la lucha de un hombre por encontrar un diseñador web que sea bueno y eficiente.  Todo comienza cuando el protagonista conoce a un hombre de 50 años quien le explica un nuevo concepto: diseño centrado en el usuario. Intrigado por esta idea, le pregunta en qué consiste, con el afán de aprender este concepto. Para esto, el señor le explica como para saber el secreto del diseño centrado en el usuario necesitará aprender tres lecciones.

La historia se centra en la explicación de algunos de los rasgos más importantes para un diseño efectivo: un modelo del cual cualquier persona pueda aprender, usar, entender y estar satisfecho. A veces se pierde el propósito del diseño pues hay quienes creen que el diseño es arte, cuando en realidad es una manera de comunicar ideas a través de imágenes o cualquier otro símbolo.

Para crear un diseño bueno y eficiente se deben tomar en cuenta las siguientes consideraciones: enfoque orientado hacia las funciones de la página, medición empírica del comportamiento del usuario y diseño iterativo. El punto clave de estos aspectos es la claridad en la funcionalidad del sitio web, dando énfasis a la practicidad en vez de la estética de la página. Lo que estamos ofreciendo al público es una experiencia, si llegara a ser confusa bajan las probabilidades de volver ser visitadas.

diseño    Tiene que haber un propósito claro de nuestra página, para esto es importante identificar cual es el mercado y aprovechar esta oportunidad para satisfacer los deseos y necesidades de este segmento. Según el perfil del usuario, se irán moldeando las funciones del sitio y se revisará que funcione adecuadamente. Como diseñador web es importante entender cómo nuestra meta es crear una experiencia agradable para los usuarios de modo que podamos mantener registro de cómo opera la página y ver cómo mejorarla, haciéndola aún más cómoda para el público.

    Debe existir un balance entre la estética y la eficiencia de cualquier diseño. Usualmente se da prioridad a la parte visual, sin embargo es muy importante no dejar de lado la practicidad de nuestro sitio web. La meta siempre será crear un producto que sea útil, fácil de usar y atractivo.